Si no eres Ususario registrado no podras optar a ciertas categorias,solo te llevara 1 Minuto.
Disfrutaras del mundo del Tuning,Stunt,Drift...

Si ya estas registrado Haz login ^^

    Cómo evitar que te roben la moto

    Comparte
    avatar
    Admin
    Administrador
    Administrador

    Cantidad de envíos : 1727
    Edad : 30
    Fecha de inscripción : 04/08/2008

    Cómo evitar que te roben la moto

    Mensaje por Admin el Miér Oct 07, 2009 5:47 pm

    Cómo evitar que te roben la moto


    La mejor manera de evitar que te roben una moto es no tener moto, pero como creemos que ese no es tu caso, nos hemos puesto manos a la obra para explicarte a fondo el mundo de los antirrobos de motocicleta. Sigue leyendo y te explicaremos todo lo que debes saber para escoger el mejor modelo que se adapte a tus necesidades, y consejos que deberás seguir para evitar que te roben tu moto.

    Y es que el antirrobo es un elemento al que a veces no prestamos demasiada atención. Pensamos que solo por tener uno, ya estamos protegiendo nuestra montura frente a manos ajenas, pero existe mucha diferencia entre uno de disco, uno articulado o una cadena. La seguridad que ofrecen no siempre está relacionada con su tamaño y precio, pero sí es, muchas veces un indicador de si te puedes fiar de él o no. Además, muchas hemos de transportarlo con nosotros, por lo que el tamaño y peso se pueden convertir en algo fundamental, haciéndonos anteponer nuestra comodidad a la protección de nuestra moto. Además no hay que olvidarse de que siempre pueden cargar con tu moto hasta una furgoneta y trasladarla hasta un lugar donde manejar el antirrobo con más tranquilidad… y más herramientas. La variedad de antirrobos donde elegir es muy amplia y abarca desde los pequeños antirrobos de disco hasta auténticas cajas de seguridad donde aparcar tu moto y dejarla a buen recaudo. Obviamente en esto también influye el dinero que te quieras gastar, pues no es lo mismo invertir 100 € en una moto que cuesta 1.000, que invertir 20 en una que supera los 10.000 €.

    Además, y como te explicamos aparte, no solo deberás tomar como precaución el comprarte un antirrobo y usarlo, sino que has de prestar atención a otros detalles también muy importantes. Por ejemplo, no colocar el antirrobo en el suelo, lo que te puede ocasionar desde una “pequeña” molestia como que alguna mascota de algún irresponsable haga sus necesidades en tu protección, hasta que lo destrocen utilizando la calle como banco de trabajo. También es recomendable porque suele ser más difícil de manipular un antirrobo que está en voladizo que con una superficie cerca.

    Y, por último, y si después de todo lo que te contamos los ladrones han conseguido su objetivo, te decimos qué debes hacer. Lo primero es poner una denuncia, ya sea personalmente en una comisaría, por teléfono o a través de la Oficina Virtual de Denuncias de la Policía en internet. Y no solo eso, sino que también te recomendamos que continúes la búsqueda por tu cuenta, acudiendo al depósito donde van a parar algunas motos de las que la Policía no informa de su recuperación.

    Qué hacer tras un robo

    Lo primero que debes hacer es denunciar el robo. Actualmente los archivos de denuncias están en red y accesibles para todos los cuerpos de seguridad (Policia Nacional, Municipal, Local, Autonómica y Guardia Civil) lo que te permitirá denunciarlo en cualquier comisaría de estos cuerpos.

    Concretamente, la Policía Nacional te lo pone todavía más fácil pudiendo hacerlo directamente por teléfono (llamando al 902 102 112) o por internet (www.policia.es/denuncias).

    Cuando te dispongas a denunciarlo tendrás que describir cómo dejaste la moto ya que, a nivel legal, será muy diferente si el que se la llevó forzó el antirrobo o no.

    Por supuesto, necesitarán tus datos personales así como los de la moto: marca, modelo y cilindrada, número de bastidor (el de motor no aparece en ningún documento oficial por lo que conviene que lo anotes ahora mismo por si te la roban), matrícula y alguna característica que la distinga.

    Consejos

    Átala

    Siempre que puedas aparca la moto anclada a algún elemento fijo. Puedes usar una valla, un arco de los que hay en las aceras… Aunque eso sí, y esto vale para el tercer consejo de esta lista: cuidado con los dueños de las mascotas que no se preocupan de dónde hacen sus necesidades. Si está en el suelo es más que probable que, a la mañana siguiente, no te apetezca mucho quitarlo sin guantes de látex. En garajes o propiedades particulares, existen diversos tipos de anclaje para facilitarte este apartado. Pueden ser de pared, de suelo, argollas, arcos,…

    Cuidado con las aceras

    De igual manera y, si es posible, procura aparcar la moto en una zona alejada del borde de la calzada donde, en un abrir y cerrar de ojos, pueden subir la moto a la parte trasera de una furgoneta… si es que no la anclaste. En la foto, esa pequeña valla con una apertura cerca de la moto no es segura por mucho que lo pueda parecer.

    El antirrobo alejado del suelo

    Pónselo difícil a los ladrones colocando el antirrobo lo más alejado posible del suelo. No podrán utilizarlo como “mesa de trabajo”. Igualmente con los de disco y en “U” procura que no queden especialmente expuestos manejables. Además evitarás alguna sorpresa desagradable porque los perros que “marcan” su territorio no saben lo que es un antirrobo… y sus dueño tampoco parecen enterarse.

    Más es igual a mejor

    Aunque al final todos los antirrobos pueden ser violados con tiempo, paciencia y buenas herramientas, cuantos más impedimentos pongas, menos probabilidades tendrás de que se fijen en ella. Casi diríamos que una pareja de disco y “U”, o disco y cadena, es obligatoria.

    Mantenlo en forma

    Si eres muy meticuloso es posible que no te digamos esto, pero una cerradura es un mecanismo que sufre desgastes y roces y puede llegar a dejar de funcionar. Por eso es importante que, de vez en cuando, engrases con un lubricante multiusos la cerradura de tus candados.

    Recuérdalo

    Es más habitual de lo que piensa: las caídas en parado por olvidarse de quitar el antirrobo son comunes, y pueden llegar a producir daños serios en el conjunto pinza-disco. Puedes atarte un nudo en la cazadora o, mejor aún, acordarte de que lo has puesto, aunque hayas hecho una parada corta. A pesar de eso, te damos otra solución: existen elásticos de llamativos colores para llevar las llaves que te pueden servir para recordarte que tienes puesto el antirrobo. Luma ofrece también su Lock Buddy, una tira de velero que se ajusta en la maneta de freno y sirve, además de para bloquear la rueda, para recordarte cuando te montes que te estás olvidando algo.

    Que te vean

    También es recomendable, siempre que te sea posible y sin molestar a los viandantes, que la coloques en el lugar más visible: una plaza, una calle muy transitada… Es una pequeña medida realmente disuasoria.

    Colócalo bien

    De poco sirve que te compres el mejor antirrobo del mundo si a la hora de asegurar tu moto lo haces de forma incorrecta. Cuantos más elementos abarques con él, mejor: disco, llanta y botella de horquilla es una buena combinación. Si además la pinza de freno está de por medio, mejor. Piensa que unos radios son un poco más gruesos que un alambre y podrían cortarlos muy fácilmente. De la misma manera, y esto es muy aplicable a los antirrobos de disco, te pueden robar la moto, llevársela a un lugar seguro para trabajar con ella y, por ejemplo, quitar el eje de la rueda, sacarla, quitar el disco de freno con antirrobo incluido y montarlo todo de nuevo con un disco nuevo. ¿Resultado? Moto liberada.

    Llevalo siempre

    Siempre has de procurar llevar contigo, al menos, un antirrobo, pero nunca encima, en un bolsillo o en la mochila. Podría causarte lesiones en caso de caída. Lo mejor es utilizar los soportes específicos que se ofrecen para multitud de modelos de antirrobo. Los de disco suelen tener soportes como el que ves en la
    foto, mientras que las “U” suelen gozar de un espacio bajo el asiento de la mayoría de motocicletas. En los scooters lo tienes aún más fácil con el hueco bajo el asiento.

    Dónde va a parar tu moto


    Hay que distinguir entre un ladrón profesional y un aficionado al que solo le apetece cogerte la moto para divertirse y dejarla abandonada cuando se le gaste la gasolina. Si es de los segundos, tienes alguna posibilidad de recuperarla; lo suyo es que, cuando la localice la policía se cotejen los datos con los de tu denuncia y que se te notifique.

    Desafortunadamente conocemos muchos casos en los que, por el motivo que sea, la moto va a parar a un depósito municipal y, si nadie la reclama, terminará vendiéndose por lotes en una subasta a la que suelen asistir desguaces, chatarreros o vendedores de repuestos de motos usadas.

    Lógicamente el ladrón aficionado dispone de medios sencillos para quitarte la moto (cizalla, mazos, etc) y optará por antirrobos con pocas garantías. Al que hay que temer es al profesional. Este no repara en medios y su “presa” suele acabar como “donante de órganos” para reparar motos siniestradas, o para hacerle una nueva documentación falsa. En estos casos no está de más marcar las piezas más “solicitadas” por el mercado negro: carenados, horquilla, llantas, cárteres del motor, etc.


    Epero que estos consejos los agais servir,es tiempo de crisis y a los "cacos"todo lo que sea sacar dinero les va bien,nuestros vehiculos corren gran peligro si son vulnerables.

    un saludo.

      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 4:17 pm